Las 7 maravillas naturales de Mallorca


septiembre 24, 2019

Pongámonos en situación: estás en casa, frente al ordenador, organizando las próximas vacaciones. Tienes claro que quieres dedicar este periodo de descanso y desconexión a reconectar con la naturaleza, y por ello le echas un vistazo a todas las possessions que reúne la web de Itinerem. Descubres que un buen puñado de ellas te interesan, las comparas, pero no eres capaz de decidirte. En Itinerem te proponemos una estrategia para que acabes con la incertidumbre: ¿Y si escoges aquella que esté más cerca de esa maravilla natural que sabes que tiene que ver a cualquier precio?

La naturaleza mallorquina es célebre por su variedad y excepcional grado de preservación, pero a continuación vamos a mostrarte una lista de los imprescindibles, los exponentes más inusuales, espectaculares y hermosos de la isla. Escoge tu maravilla.

 

SA FORADADA

Las costas acantiladas suelen ofrecer formaciones rocosas de lo más inusuales como consecuencia de la erosión del oleaje. Una de las más comunes suele ser la arcada o puente, como el caso de Es Pontàs, junto al municipio de Santanyí. No obstante, es mucho menos usual encontrar que el desgaste del oleaje y los desprendimientos creen orificios de parte a parte de la roca, como en el caso de Sa Foradada (‘La Agujereada’ en mallorquín).

Situada muy cerca de la localidad de Deià, esta curiosidad geológica se encuentra en el extremo de un pequeño cabo en forma de ele en la sierra de Tramuntana, al que se puede acceder por una ruta a pie de una hora de duración. Se trata de una de las vistas más populares de la isla, especialmente visitada al atardecer desde el mirador de Son Marroig. Cuenta la leyenda que el agujero se formó por el cañonazo de un navío durante una batalla en 1582 entre cristianos y corsarios norteafricanos.

 

SES FONTS UFANES 

Las fuentes ufanas’ o ‘alegres’ son, sin duda, una de las maravillas más misteriosas, a la par que fascinantes, de toda Mallorca. Durante los periodos de lluvia, un torrente de agua brota intermitentemente y con sorprendente fuerza del interior de la montaña, inundando parte de un bosque de encinas.

Este espectáculo efímero e impredecible se encuentra cerca de la ermita de San Miguel, en a las afueras de Campanet. Hay una breve ruta de unos 20 minutos de duración, apta para los más pequeños, que rodea la zona donde se producen los afloramientos de agua, para que se pueda disfrutar de ellos y de la naturaleza circundante desde varias perspectivas.

 

CUEVAS DEL DRACH

¿Quieres vivir una experiencia de cuento de hadas? Las Cuevas del Drach te transportarán a un mundo de fantasía gracias a sus aguas transparentes y a las miles de estalactitas y estalagmitas que recubren todos los rincones de estas maravillas, situadas en el municipio de Porto Cristo.

El mayor atractivo de las cuevas es, sin duda, el lago subterráneo de Martel, llamado así en honor al espeleólogo francés que lo descubrió a finales del siglo XIX. Se trata de uno de los más grandes de Europa, y en el que podrás hacer un pequeño recorrido en barca y presenciar un espectáculo de música clásica en directo con efectos de luz en un entorno inigualable. Conoce todos los secretos que esconde este enigmático lugar en un recorrido de 1.200 metros de una hora de duración.

 

ACANTILADOS DE CABO FORMENTOR

Una maravilla mallorquina no apta para los que sufran vértigo, pero de visita absolutamente recomendable. El escarpado litoral mallorquín encuentra en su parte más septentrional los acantilados más majestuosos e impactantes, con ejemplares de hasta 232 metros de altura alzándose ante un Mediterráneo azul ultramar.

Recomendamos visitar los puntos de observación repartidos por la zona para admirar este espectáculo natural en todo su esplendor, a los que puedes acceder por coche o a pie. El mirador de Es Colomer es uno de ellos, y recibe su nombre del islote que se puede ver desde allí. Para contemplar los acantilados aún más de cerca hay que aproximarse al mirador de Cabo Formentor, desde donde se puede ver, a lo lejos, el faro de Formentor, construido en el siglo XIX. La ruta de El Fumat, de unas tres horas de duración, es muy recomendable para disfrutar de las vistas y la flora local.

 

COVA BLAVA DE ISLA DE CABRERA

Casi todas las playas de Mallorca cumplen con los más altos estándares de calidad calidad, por lo que no te faltarán ocasiones para disfrutar de un chapuzón de ensueño. No obstante, si buscas una experiencia de baño como de otro mundo, no puedes perderte Cova Blava, la principal atracción de la isla de Cabrera.

En esta cueva submarina, formada bajo los acantilados de la costa noroeste, cada atardecer acontece un espectáculo de color que hechiza a todos quienes la admiran. La luz de la tarde, al penetrar en el agua, despliega una amplia gama de azules, del turquesa al marino pasando por el eléctrico, que, reflejados en el techo, crean un ambiente casi irreal.

Todos los tours turísticos incluyen un baño en esta zona, así que no te olvides de llevar unas gafas de buceo para que no perderte esta colorida experiencia, en la que también podrás observar multitud de especies marinas.

 

CALA DEL TORRENT DE PAREIS

¿Cuál es la mejor cala de Mallorca? Es una cuestión que muchos viajeros se hacen y permite múltiples respuestas válidas. No obstante, si tuviéramos que señalar una que pudiera dar la talla en la categoría de “maravilla”, esa sería Torrent de Pareis.

Accesible a través de un túnel o por un camino desde la cala de Sa Calobra (a la que se llega por la popular carretera MA-2141) o por la ruta que recorre el torrente desde la localidad de Escorca, esta pequeña playa de arena y guijarros, de 100 metros de longitud y aguas turquesas, destaca por estar flanqueada por paredes de roca de varias decenas de metros de altura y rodeada de una naturaleza exuberante. Su aparente aislamiento te hará sentir en un rincón olvidado de una isla paradisíaca.

La playa carece de locales y tiendas para comprar (sí hay varios restaurantes en Sa Calobra), así como de socorrista, por lo que recomendamos que lleves todo lo vayas a necesitar y que seas precavido durante el baño.

 

PUIG MAJOR

Una lista con las maravillas naturales más destacables de Mallorca no sería tal si no se mencionara la cumbre más alta de las Islas Baleares. El Puig Major, de 1445 metros de altura, se sitúa en la Sierra de Tramuntana, en el término municipal de Escorca, y ofrece una de las vistas más espectaculares de toda la isla.

El ascenso tiene unas dos horas de duración. Sin embargo, hay que considerar que, desde 1958, fecha en la que se construyó el famoso radar militar en la cima, la subida a la cumbre está restringida y requiere un permiso del Ejército del Aire (puede solicitarse al 971 63 70 30). En el caso de que no lo consigas, puedes optar por la ruta que rodea el embalse de Cúber, ubicado a los pies del Puig Major, asequible para todas las edades y que ofrece también unas vistas envidiables.